15 dic. 2015

Días tranquilos

                                  “Yo que removí toda la tierra para besarte en la boca”
                                    Quique González.


Junto contigo agité el mundo
cuando el cielo que no las nubes
en ese dar a luz de tranquilidad
amaron conmigo lo inmenso
que fuiste
por lo que fui yo también en el
detalle de esos días
no puedo pedir más
en lo que dice mi palabra,
en lo que río, está tu eco
como cada noche que nos recostamos
a ver cualquier cosa en las ventanas,
que estamos vivos
y lo celebramos con llanto o paz
con el silencio que no se cuenta,
junto contigo engordó mi amor
y nunca es suficiente si has venido,
si gracias a la costilla compartida
andamos por las calles,
volvería a cruzar tierra y media
parando solamente
para apreciar lo importante y sencillo:
tu mano en la mía como un pulpito en otro,
volveré desde luego todavía
a recorrer el cielo necesario
para cablearme a tierra desde tu abrazo
y besar en el beso
que nos sepa a casa,
a días tranquilos.

16 nov. 2015

Desde antes

Demasiado volver
para sólo ver la vida pasar 
entre tanta penumbra y malintención
me jacto de encontrarte 
un sabor a boca nueva
cada vez que te tengo 
en la intimidad que no consigo
y es una locura escribir otra vez
es un disparate la de luces 
que yo veo cada vez que recorro
esta ciudad tan rara 
en un bar triste
me da pesar perderme en una fotografía,
ver la vida pasar en un vaso 
embadurnado con espuma de cerveza 
en lo que la tarde se entibia 
y me da valor para pensarte como antes,
para descubrir que aún duermes 
al lado de mi sueño,
me recuerdo a mí misma
que te quiero con un amor
tan viejo como el mundo:
y estás resonando 
como la rama antes de ser guitarra.

1 sept. 2015

Ocho

Esta misma letra devolveme
la palabra que suena 
a lo cerca del río limpio
la almohada que te soñó
en la boca de una siesta
el sol voyeur 
de tu ventana abierta
las rayas de luz 
de la persiana triste, polvorienta,
esta misma llanura regresame
lo vasto del pensamiento en ti
cuando le devuelves 
olas al mar de mi cerca 
la cara que le mueve 
el cabello al viento 
ofreceme la mismísima
clarividencia de un ocaso 
la compañía de mi mano
en tu fiebre 
la enfermedad mía 
en tu remedio 
este mismo echar de menos 
devolveme;
la escritura que pisa apenas
mi libreta y se devuelve
en su camino.

23 ago. 2015

En lo nocturno

Llamaré al dormir un riesgo:
un contagioso siempre y onírico 
que desgarra el presente porque 
el sueño siempre es mejor
que la vida,
y el silencio que contesta
en medio de la pesadilla
es la invisible noche abierta 
tan despierta y tan oscura,
en lo nocturno se mete a la carne
el descanso 
pasa como lo absoluto
o lo eterno,
le llamaré un riesgo porque
nunca puedo despedirme 
del día que ahora es basura
del tiempo.

17 ago. 2015

Diecisiete

Amo ausente, ardiendo,
amo en la pesadumbre,
amo salvaje, delirando,
transparente, de pelo largo,
interrumpida, sobre los libros,
despierta, con tiempo,
con horror, con sequía 
amo ligera, invisible
y espero lo de siempre.

9 ago. 2015

Cinco

En lo oscuro de una rutina
se hace el silencio,
sale volando la poesía
y las palabras se doblan,
nadie le convidaría 
valer la pena un poquito.

29 jul. 2015

Catorce


Cuando soy de viva voz sólo un proyecto
se desespera cada poesía 
que se abre cual flor
pero paso del oro a la basura 
como un tiempo que trata 
de avanzar y retrocede,
inverosímil 
a cualquier instante, 
por eso he visto 
pupilas en ojos cerrados, 
libretas vacías 
en la cercanía de mi almohada,
de veras.

19 jul. 2015

Treinta

Una curiosidad después de ti
un cantar de algún silencio
una esquina de una flor
¿o es una orilla? 
un río que fluye como la vida:
pasa para no volver;
una corriente de agua
una edad.

15 jul. 2015

Cuatro

Inicia en una orilla
cualquier cosa que trasciende
como un amor intenso,

una electricidad / un frío en el cuerpo

que sí le agregas tiempo muere;

después la vida se quiebra
pero permanece azul.


1 jul. 2015

Veintidós

Quien sumerge los cuerpos 
al cielo tiene idea de la 
palabra en la garganta;
yo
respeto el amor frecuente:
un tumulto que termina,
el amor de mar.

27 jun. 2015

Treinta

Un adiós nos ronda,
un soltar de mano,
a la noche que le caben 
tantas cosas 
veremos pasar,
estás cerca de mi lejos
muy cerca
los años agotan 
el amor se agota
el hastío se mete en el cuerpo
va comiendo, va comiendo
nos consume
el amor se sale del cuerpo
anda a correr 
hasta que de nuevo encuentra.

25 jun. 2015

Trece

Para no ser siempre exterior
pierdo a propósito una palabra
en la hondura de tu lengua:
allí
está lejano el amor de los pronombres
y está también gigante.


19 jun. 2015

Dieciséis

Repito mi nacimiento cada vez 
que te conozco
las cosas que me guardas
son promesas que se cumplen.

14 jun. 2015

Veinte

Te sientas a ver llover 
en tu escritura,
perdonas, hojeas papeles,
dejas de amar, 
observas el aguacero.

8 jun. 2015

Tres

I

Mírame la vida cómo va buscando su tibieza,
se me va a la infancia tempranito 
a ayunar silencios.

II

Maltratar la vida en mis recuerdos comprueba 
que de mayor quién sabe qué pasa
que uno termina sin besos.


3 jun. 2015

Diecinueve


Ya no amo tu risa cotidiana
ya no amo las rutinas;
ya no está el espanto
de cuando te vas.

26 may. 2015

Dos

La primera mañana fue un concurso
de nacimientos, frutos de luz,
te pusiste a mi lado y me recordaste
a alguien asustado, la primera
mañana también fue la hechura 
de la noche.

20 may. 2015

Uno

Tanta tierra arrastra nuestras palabras
y sobre nosotros un silencio desde allá
es el área de la sonrisa.

28 abr. 2015

¿Qué quiso?

El terciopelo del vino
los papeles con tu nombre
nada que más me asombre 
que tu lengua en mi palabra
¿qué quiso decirme tu beso
con la humedad de tu calma?

4 abr. 2015

Dos palabras

Está vivo, ¿lo sientes?
esta cosa de los enamorados
este mal que hace bien 
este sobrevivir a tanta cólera
esta justificación ante el mundo,
pienso tanto en esto 
y me digo: de todo lo
que es mío -por ejemplo,
tu boca-
me quedo los besos
pequeños y gigantes 
juguetones y serios,
y con vocación de destino
el amor toma prestadas
nuestras vidas y está vivo también,
en esos hallazgos 
donde uno besa y desentierra
poemas 
las palabras de amor 
vuelven a mí todavía 
y juegan entre ellas 
y saltan y corren y esa alegría
y esa sangre en el oído del papel
resplandece y quién diría
que nos escribe,
luego dos palabras 
como que esperan afinar la garganta
antes de salir
y no pesan y tampoco cuestan
y no tienen un tamaño en sí;
ya sin ninguna ambición,
sin necesitar estridencias,
se dicen
y quién diría que salen de la voz
para la eternidad.

23 mar. 2015

Simple

Un misterio debajo del insomnio;
el pensamiento se aletarga 
las pesadumbres no arden 
en algo tan sencillo 
que zigzaguea en el sonido
del tiempo,
respiramos la noche que nos pasa
por los ojos abiertos a oscuras
como cerrados despiertos 
en todo caso el silencio 
camina encima de uno
luego todo es solamente simple  
como abrir una piedra 
o tener hambre 
sudar de amor o de frío 
dormir como un felino 
o despertar sonriendo,
amarnos más en la siesta
que en la eternidad, 
el misterio que apaga el sueño
insistente debajo de la almohada 
es la individualidad que
se acostumbró a no ser.

17 mar. 2015

Todo lo que merece la pena

El agua de tu nombre
el río de mi mapa
lo bello de mi ahogo
la curva de tu risa
el icosaedro de mi amor
la nube de tus días
lo gigante de tu noche 
lo fresco de tu aliento
la llanura de mi abrazo
lo mío de tu cuerpo
el fuego de tus dedos 
la calle de tu sombra 
el reloj de nuestro tiempo
lo serio de mi beso
lo juguetón de tu beso
el mar de mi palabra
lo hermoso de tus ojos
el encanto de tu ombligo
el frío de mi vientre
el poema de tu lengua
la paz de tu saliva
lo tibio de tu gozo
el grito de tu muerte 
lo malo de mi estilo
lo poco de tu barba
lo mucho de mis ganas
el portal de mis lentes
la intemperie de tu ausencia
la desazón de tus pies 
el humo de mi insomnio
el caos de mi dulzura 
lo viviente de tu ausencia 
los besos que me has dado
los besos que me has dado
¡cuántos besos me das!

24 feb. 2015

Detrás de la luz

"Tres llamadas perdidas significan: 
soy necio porque te amo"
Juan Villoro.

¿Queda vida en los poemas 
que se me perdieron 
cuando escuchaba la noche?
¿la ternura y la belleza 
serán uno?
la loca esperanza 
nos reparte en un mundo 
blando y de sueños ingenuos,
donde las llamadas significan
algo grande aunque se pierdan,
hablamos a propósito del amor
que hubo y que queda,
los teléfonos se oyen 
y se incendian 
el fondo es un silencio 
de palabras que cruzan
detrás de la luz del pensamiento
y que se vulgariza en un 
sonido persistente 
como de línea,
básicamente hablo
de que del dolor no se aprende
uno anda en el tiempo 
y crece y retrocede 
desde ese decir que es la vida
donde uno se pone a contar,
volvemos a errar,
nos ponemos en el universo,
nos decimos poetas,
sustituimos a los árboles
para darle de otro oxígeno  
al mundo,
caminamos, hacemos deberes,
descansamos sobre la tarde,
suena el teléfono una, dos,
tres veces y el número
es el mismo.

12 feb. 2015

Libertad

Cuántos besos me ha dado 
desde el mar /
fuimos / el tiempo crece /
el destino es imparable /
está cerca del amor /
las noticias vienen, van /
así, a ver cuán hondo 
viven las flores;
las que cortan para la vida /
escribo en pleno cielo /
los pájaros cambian 
las formas de las nubes /
ellos prueban la lluvia 
antes que yo y no es posible /
qué atropello 
junto con su libertad.

3 feb. 2015

Escribir porque sí

                       A Julián.

Te piensas entre ruinas
palabras caídas por un don quitado
escombros con escrituras 
así muertas con su verdad
y andas más allá del amor
derramando la poesía 
en el mar o ahogándola 
sin saber que en sus transparencias
se detalla la figura incomparable
de los versos de tu mano /
las secretas frases aplastadas
por rumores de converse 
y descalzos
que se extienden en el 
centro de la noche 
a orillas de las calles de Oaxaca, 
Lima o Cali
todo eso y lo que dicen
los fragmentos ocultos 
de tus poemas.



31 ene. 2015

Un alivio

"Necesito un amor que no cueste trabajo para seguir de pie"            Quique González.


Un pariente lejano de mi centro
el cáncer de mi corazón 
todo menos lo que buscaba
necesito o me hace falta 
el anfitrión de mis ternuras
en la calle
la provincia a recorrer
en nuestros viajes
el cuarto y mitad de mimos nuevos
los pasos en la avenida
de la mano y con un beso 
necesito la fe de la vida 
en solitario
pero también 
el alivio de abrazar en el amor
la sonrisa del que ama 
y que protege 
la solución del encuentro
con besos encima 
el abrazo con alevosía 
las gotas de lluvia en el pelo
la comida en la boca 
y de nuevo los besos.

28 ene. 2015

Un poema

Empezaba su viaje, un punto exiguo
en un plano que se extingue
el sonido del aire al crear el puño,
la sangre, el amor, la huida, 
la vida fácil
empezaba como sin edad dibujando 
pirámides sobre el viento / sobre
tempestades que en su perpetuidad
se caían pronto, con el polvo, 
el amor, los cuerpos, la luna fácil,
los trenes, el ronco del metal 
perforando destinos, al almidón 
en el corazón le llaman resignarse
 y tú azul, bebé de saturno, 
pensando en darle al mundo los
anillos de tus años, como edades de
secoyas, como el paso que se traza
vertiginoso ante la posibilidad de
despeñarse sin temores, oír el
silencio esparcido en una fecha
flexible incapaz de existir, 
en tu ocaso buscás un nido, 
un icosaedro, una cárcel, 
unos párpados...
sembrás palabras de pudín de
chocolate, de oídos esponjosos. 
Ya ves, vos empezás dónde yo 
termino.
Acá solo quedan fantasmas,
soles callejeros cantando el tiempo, 
ya sin la palabra y las escrituras...
tal vez ya no soy este día ese
pensamiento que crece en la memoria.
Ya ves, acá ya no quedan la misiva, 
el poema, la prosa, la novela, 
la voz en la cabeza.

De: Ibeth H., Nahuel.