7 may. 2012

Días comunes


Como para provocarse la inspiración
o amarrarse el cabello 
es este día tan normal 
tan desnutrido, tan repetido, tan gastado.

Qué si se me cae el alma hasta los pies
o decido vivir en unas cuantas líneas
sin importarme el color de la tinta.

Como para tronarse los dedos 
o estirar el cuerpo
o llorar por las manos
es este día tan común,
tan tranquilo, tan roto.

Qué si se amontonan los amores
y no quiero decidir 
o si juegan mis notas a vivir
o a resucitar o a borrarse.

Como para formalismos o hastíos
está el día de ayer o de hoy 
o como para gritar en silencio
todos esos ruidos del corazón 
que parece que se estancan en el alma.

Qué si se me arranca la vida de un tajo
o si entre sueños me despiertan
nombrándome las almas sencillas
y me cuelan café fresco.

Como para un puro de vainilla 
o de cerezas o de letras
está este día tan común 
o como para tomar de tu sangre un poco.

Qué si capturo el amor 
en el cuadro de los enamorados
o lo amarro y lo torturo hasta que muera 
y resucite bajo mis pies.

Como para adueñarse la luna o el sol
está este día extraño
como para llenarse las manos 
de tinta está este día tan común
que parece no ser tan habitual como pensaba.

18.03.11