25 feb. 2012

Las cosas que te escribo


Me está costando ansiedad y trabajo
desearte si no es que felicidad
por lo menos la tranquilidad
en este frío y dulzón breve mundo.

Este país nuestro te reclama de a poco
este país mío se subleva a tu saber
se entretiene con otras gentes
que no tienen nada que ver contigo
        tan poético y sagaz.

Le he prendido un cigarrillo a tu memoria
mi santo grial, mi patria de exilio, mi perla sin precio
lo fumo por si acaso para ver
si me deja un poquito de tu olor de desconcierto.

Mi alcohol se me vuelve escaso
yo me enervo porque es importante tenerte
me está costando bastante trabajo y orgullo
tenerte de lejos, verte con aquella
y tú; tan parecido a mí.

Ya no me funciona esto de esperarte
y arrimarte a mi ternura tan prosaica, tan vana
esto de verte con alguien y reírme de lo presuntuoso
que resultas ser a veces no me está gustando.

Ah, cuánta cafeína me he tomado en tu ausencia
cuánto alcohol, cuántos puros me he fumado
como para ahuyentar al reloj con sus estúpidas manecillas
de precisión errata de mausoleo de vivos.

Me hace mal esto de las noches de desvelo
de obligaciones escolares y pizza fría y cubas libres
no sabes entonces qué frívolo se siente el silencio
                qué ruido lascivo ese de la nevera
no sabes qué encanto concupiscente echarte de menos
no sabes lo que mi cantina y yo nos reímos a tus espaldas,
lo que te deseamos.

Ah y ese dictado no te imaginas cómo me trata
se enreda en mis oídos camuflado de voz del más allá
yo sólo asiento con una aquiescencia de vanguardia
y te empiezo a escribir cosas de extrañarte
y te quiero en mis huesos y me quiero romper
y como un  dictamen: te extraño en serio.

Tengo tus recuerdos a la mano porque tengo hojas
y tengo tinta azul que no se borra, tengo jeroglíficos
te tengo más versos que antes pero
                                     y eso qué importa
si tu amor está más desordenado que la vida mía.

No tengo nada que ocultar: yo soy un desmadre natural
… pero tú eres la hecatombe hecho poeta
y ese cataclismo tuyo, mi amor, me pone imposible
y esa calamidad mía te pone rockstar a ti.

Te llego a pensar con mis ganas ilusas
de frenesí pueril, de vorágine inexperta
y te quiero escribir frases de mucha intelectualidad
de fervor poético, pero sé muy bien que tu enardecimiento
va más allá de eso, que es deseo turbio y liviano.

Ah si te contara esta paz que ahora siento en medio de esta noche
no dudarías en rasurarte mal la barba y dejarte crecer el cabello
y me vendrías a hacer una ensalada con crutones una tarde
y de postre un soufflé de chocolate o queso
(sabiendo de mi proclividad a los hombres que cocinan)
y te pondrías a ver conmigo una película romántica
arrojados al sofá como comprometiéndonos a estar solos en el mundo.

A veces quisiera no tener que irme a cualquier pueblito colonial
para estar pensándote y de pensarte escribirte y hartarme
y de hartarme, beber cerveza hasta la saciedad y vomitarme
de las ganas de mandarte al carajo y al infierno,
tú no sabes porque eres más falso que mi corazón y mi querencia.

La inspiración es antojadiza conmigo,
porque me viene en el momento más improcedente
el que me ata a la obligación académica y el orgullo responsable
y esas disquisiciones se me pegan a los párpados
para que yo las escriba y las malbarate al mejor lector.

Estas cosas que te escribo son con alevosía,
pero de ventaja no tienen nada, tienen el sofoco inesperado
de los poemas que me escribías desde tu rincón oscuro
no creas que me olvido de esas letras y esos versos que escupías,
que canjeabas con otros poemas que no eran para mí, no creas que no me acuerdo.

Estas cosas que te escribo no creas que son para hacerte retornar, no,
no te creas tan especial porque entonces, príncipe mío, se pierde el encanto, ¿sabes?
no tengo nada que ocultarte; yo soy el desconsuelo sin zapatos
pero tú eres el triste contemporáneo de mis soledades de vanguardia
incluso así quiero acordarme de tu nombre y que te quedes…
estas cosas que te escribo son para hacerte saber que aún te pienso.



Dedicatoria: obvia.

P.D. Ahórrate el acuse de recibo.