25 jun. 2012

Semántica circunstancial

Ahora que el cielo cruje y se revienta
ahora que el alma mía me canta silencios
sinfonías matinales que se entregan a la siesta
y la tarde de arrebol mata este tiempo.

Ahora que el silencio me mueve la boca

gesticula secretillos como quien ofrece paz
ahora que el corazón se me pone blando como roca
y rociado con alcohol el amor me dura más.

Ahora que duermo como quien necesita eternidad

ahora que me embriago de sueños
y sospecho con temor que la serenidad
es el delirio que no tiene dueño.

Ahora que te quiero más que antes

que es lo mismo que amar pero diferente
ahora que el dolor ya no usa guantes
que se admite cual niño que no miente.

Ahora que estoy parada sobre esta tarde

ahora que las palabras descansan y despiertan
sobre ti que no llegas y que ardes
que hasta el alma y el corazón se lamentan.

Ahora que sé cuándo te quiero y cuando no

mi corazón deja de ser un vagabundo
ahora que no buscamos en los versos nuevo honor
empiezo a creer que estamos solos en el mundo.