29 dic. 2013

Voces

"Nunca sabré por qué tu lengua entró en mi boca
cuando nos despedimos en tu hotel
después de un amistoso recorrer la ciudad
y un ajuste preciso de distancias."
Julio Cortázar.

Un par de pies 
a orillas del miedo 
-yo no sé-
digamos 
zapatos marrón 
y zapatos de goma
desesperados como siempre
por temor de altura
     de colérica tregua
llamemosle casualidad
a ese desencuentro 
digamos que fue una injusticia;
que mis dedos paseándose
por tu brazo tibio  
fue sencillamente y acaso 
un ligero abrazo dispuesto
                    terrible
y qué curiosa forma 
de perpetrar los adentros
con voz de inexplicable 
deseo.