26 ago. 2013

Paisajes

A qué sabrá mi boca
en la boca tuya
de cielos blandos /
en tu lengua
de pájaros sobrevolando el vacío,
cierro calmosamente los ojos
y me pregunto
cuánto verde paisaje
no cabe ya en mis lentes;
la carretera que llena mis ojos
se agota en seis horas
y es menester implacable
palpar con los pies esa tierra
que he necesitado esos días
como nunca antes;
nos pasa a todos
cuando andamos lejos,
¿sabrá a esa necesidad
mi beso?
pues me saben a tristeza
los días felices -paradójicamente-,
ojalá mi beso tenga el sabor
azul de esos días de risa...
a qué sabrá mi beso nube
en la boca tuya, cielo que lo aloja.