13 ago. 2012

De sal

Amor; no me veas con esos ojos
de suave delirio, de amenaza
no me cantes de tarde en la terraza
no dejes en la puerta tu cerrojo
pinta el cielo de verde, no de rojo
no me manches de distancia
cuando te enfermas de ansias
de tenerme de algún modo
de ser yo tu vida y todo
cuando tienes esperanza.
 
Amor, no me quieras tan despacio
tan hermoso a la deriva
si pones mis manos vivas
cuando en mi hoja no dejo espacio
ni preámbulo, ni prefacio
mucho menos digo todo tal cual
cuando me quieres tan mal
que me pierdo en mis adentros
cuando huyen/ voltean sentimientos
y se vuelven de sal.