11 dic. 2011

Semántica dominical

Categóricamente en otro sitio
    o sea fuera del terreno escabroso
de las metáforas

rescato aquel ruido
que se posa invariablemente
en mi pensar diminuto

me quedo en alma quieta
como quien practica el silencio

escribo amargura.
Calumnia.
Extradición.
Felicidad.
Crápula.
Hambre.
Crimen.
Lesa humanidad.
Nada.
Coca-cola.

Polvo de estrellas;

mis hojas
-más bien mi pluma
o mis dedos-
practicando
el grito
de desolación
de amor
o desahogo.

El daño mental de estas
palabras escritas
no da tregua.

Excarcela la razón
cualquier maldición
blasfemia u oración.

Escupo este verso
en este domingo
incondicional/ milonguero
diciembre doméstico
en que destierro palabras
de mis huellas
sabor cuerdas de
nylon/ metal.

Sabe a sufrir mi corazón
padezco estas horas
estos veinticinco minutos
sufro el comercial
de turismo de Uruguay

sobrellevo las ganas de mis ojos
de un jardín botánico
y una vida de letras
y alcoholes y pijamas
libros y holgura
de creatividad
amor y noches de sábado.

Ya no escribo más

y menos mal

que escribo
silencio.
Mudez.
Afonía.
Noticiario.
Carretera.
Aviones.
Dedos.
Pluma.
Papel.

Menos mal que escribo
coca-cola
y no cafeína
ya que ésta última
se trata
con guantes de seda
o pinzas.

Y

en la bravura de esta tarde
    sin algún poeta
    sin ti

me quedo en alma quieta
como quien practica el silencio
sigilosamente.

11.12.11.