5 abr. 2013

Viajes y sombras

Cuánta noche tiene el tiempo de nosotros
cuántos pasos dimos en las calles tuyas
esa capital en la que caminamos enfadados
pero siempre de la mano;
la evidencia de la distancia de la mía ciudad

eso de arrimarse a los sueños es cosa cara
tanto material onírico
tanto ingrediente nupcial
carne y amor, beso y alma
placer y corazón, afán y caos

la nostalgia del deseo empobrece a la gente
la inopia y lo vil rondan la piel,
para mí es mejor caminar de tu mano
tibia, de tu mano hogar de mis dedos
porque la histeria de mi amor
es lo más sublime que poseo

cuánto tiempo tiene la noche de nosotros
las calles empedradas de Xalapa
y las avenidas matinales del D.F
tendrán la cuenta clara
de nuestro andar y nuestras sombras
que de vez en vez se juntaron
para besarse la sonrisa.