15 jun. 2011

Once

A las once algunas horas
se me pierden en la memoria,
las once; la prorroga para las horas que vienen. 

Once que me demora el corazón,
se me pone pequeño 
porque de un descuido explota
y no encuentra la flacura.

A las once la noche se hincha,
se engrosan las ganas 
de la pluma entre los dedos,
de las letras entre el candor de las hojas.

Once que me pierde las horas
y me amontona la paciencia 
porque la noche se vuelve más noche
y el alma se vuelve más alma
a las once. 

20. 04.11.